El Centro de Investigaciones Arqueológicas

Yvonne Narganes Storde y Luis A. Chanlatte Baik en el Centro de Investigaciones Arqueológicas. Catálogo Graduado, UPR-RP, 1984.

Fue en el año 1947 que el recién egresado de la Universidad de Chicago y profesor de la Facultad de Humanidades, el Dr. Ricardo Alegría Gallardo, creó el Proyecto de Excavaciones Arqueológicas. Alegría advirtió la necesidad de iniciar un programa de excavaciones que apoyara sus clases y enriqueciera las colecciones arqueológicas del pequeño museo que dirigía el Profesor de Historia Rafael W. Ramírez en la misma facultad.

El Centro de Investigaciones Arqueológicas (CIA), reconocido oficialmente por la Junta Universitaria en 1948, sustituyó las funciones del Proyecto de Excavaciones Arqueológicas. Este fue adscrito al Museo de Historia, Antropología y Arte (MHAA) en el 1951, aunque mantuvo su independencia fiscal con un presupuesto anual para sus proyectos de investigación. El CIA se mantuvo físicamente separado del MHAA, en un principio localizado en el edificio Pedreira y luego en el edificio del Registrador el MHAA estuvo localizado en el lado norte del cuadrángulo histórico, donde hoy se localiza el Seminario de Filosofía. A partir del 1955, Alegría comienza labores como Director del Instituto de Cultura Puertorriqueña, por lo que el CIA permaneció a cargo del Sr. Laureano Fuentes, quien era su ayudante de campo. Casi una década más tarde, en 1964, el Dr. Osiris Delgado toma la dirección en propiedad del MHAA y del CIA.

Ricardo Alegría en la Hacienda Monserrate, Luquillo, Puerto Rico, 1947.

Durante su estadía en la universidad, el Dr. Alegría, quien queda a cargo de la Sección de Antropología del MHAA, realizó varias excavaciones de gran importancia en diversos sitios emblemáticos de la isla como Monserrate, Luquillo (1947), Hacienda Grande en Loíza (1948) y Caguana en Utuado en el 1949. Estos materiales ampliaron significativamente las colecciones del Centro, no tan solo cuantitativamente, sino que le brindaron un contexto conocido, con lo cual era posible desarrollar la historia de la comunidad indígena investigada. Con el valioso material recuperado, se prepararon exposiciones que ofrecían al público algunos aspectos de la vida aborigen.

Se integra al Centro el arqueólogo dominicano Dr. Luis A. Chanlatte Baik, en el 1965, con el fin de organizar las colecciones arqueológicas y, en el 1982, se incorpora como arqueóloga la Dra. Yvonne Narganes, especialista en arqueofauna. Formó parte del equipo de trabajo del Centro, del 2006 hasta el 2013, el antropólogo forense Dr. Edwin Crespo Torres. Él tuvo a su cargo la investigación de los restos humanos indígenas recuperados en las excavaciones realizadas por el personal del Centro.

En el 1968, el Centro se muda temporeramente al sótano del edificio Hostos, donde aún permanece. Del 1968 al 1969 se realizan pequeñas excavaciones en los sitios de Punta Ostiones, Cabo Rojo; Las Cuevas, Trujillo Alto; Caguana, Utuado y Monserrate, Luquillo.  En el verano del 1975, el Dr. Chanlatte Baik organiza un nuevo programa de excavaciones que inicia en el sitio Tecla en Guayanilla y, para el 1977, en Sorcé, Vieques. El sitio de Puerto Ferro en Vieques, descubierto en el 1989, proporcionó material de la cultura arcaica y una osamenta humana, la más antigua de la isla viequense. Las excavaciones de este programa continuaron durante 34 años entre estos tres lugares.

Vista del sitio de Puerto Ferro en la isla de Vieques, Puerto Rico.

Del 2006 en adelante, el Centro permanece en la Facultad de Humanidades, ya que el Museo fue reubicado en Rectoría, como parte de la iniciativa para su futura acreditación. Es en el 2013 que el Centro determina integrarse nuevamente al Museo de Historia, Antropología y Arte, después que este obtuvo la acreditación de la American Alliance of Museums (2013).  Así finalizó el Centro su afiliación, por más de 65 años, con la Facultad de Humanidades, a la cual agradecemos la audaz visión que tuvieron sus decanos en reconocer la importancia de las colecciones arqueológicas, al fomentar el estudio y divulgación del mismo y el apoyo recibido por más de seis décadas en el mantenimiento de Centro. En particular, merece destacarse el decano y profesor de historia, don Sebastián González García-Paz, quien acuciosamente reconoció la importancia de esta disciplina en el desarrollo de la historia puertorriqueña.

De este modo, iniciamos una nueva etapa optimista, donde el Centro, y en particular, sus valiosas colecciones, estarán debidamente custodiadas siguiendo las más estrictas medidas de conservación decretadas por las normas de acreditación de Museos, con lo cual pretendemos asegurar su preservación y conservación para futuras generaciones.

Vista del sitio Hueca en Vieques, Puerto Rico.

El resultado de las investigaciones arqueológicas produjeron una cuantiosa y valiosa colección de objetos arqueológicos, correspondiente a las culturas arcaicas y agroalfareras tempranas, únicas en las Antillas, además del descubrimiento de una nueva cultura indígena, La Hueca o Huecoide.  Estos hallazgos suscitaron la exhibición de los noveles materiales arqueológicos en el Museo de Historia, Antropología y Arte, así como la publicación de catálogos y artículos en los congresos regionales. El Dr. Chanlatte Baik elaboró un nuevo esquema cultural indígena para el área geográfica antillana, relacionadas con el desarrollo histórico de las culturas y las migraciones indígenas en las Antillas. El descubrimiento de la cultura Huecoide y las teorías del Dr. Chanlatte desataron en la comunidad académica arqueológica regional un nuevo interés en la revisión de la historia indígena antillana que no ha cesado hasta el presente. Esta eventualidad posicionó al Centro y a la Universidad de Puerto Rico a la vanguardia de la investigación arqueológica, entre las más destacadas instituciones en nuestra región, y con el reconocimieto munial por su aportación al conocimiento humanístico.

Presentación ideal de collar formado con 34 amuletos batraciformes, tallados en jadeita, entre 8mm a 32mm. Colección Centro de Investigaciones Arqueológicas, Museo de Historia del Arte, UPR-Río Piedras.

Presentación ideal de collar formado con 34 amuletos batraciformes, tallados en jadeita, entre 8mm a 32mm. Colección Centro de Investigaciones Arqueológicas, Museo de Historia del Arte, UPR-Río Piedras.

Representación de collar, compuesto por piezas de amatista, coralina y ágata, Sorcé, Vieques. Entre 0.8 y 2.9cm. Colección Centro de Investigaciones Arqueológicas, Museo de Historia del Arte, UPR-Río Piedras.

Representación de collar, compuesto por piezas de amatista, coralina y ágata, Sorcé, Vieques. Entre 0.8 y 2.9cm. Colección Centro de Investigaciones Arqueológicas, Museo de Historia del Arte, UPR-Río Piedras.

En la actualidad, las colecciones del Centro se componen de los materiales arqueológicos producto de las excavaciones dirigida por el Dr. Chanlatte Baik, ya que los materiales de las excavaciones del Dr. Alegría son custodiados en el Museo desde el 1978.

Aparte de los sitios anteriormente mencionados, el volumen mayor de los materiales arqueológicos alojados en el Centro proviene mayormente de los dos sitios arqueológicos, Sorcé y Tecla, en los cuales se fundamenta el programa arqueológico desarrollado por el Dr. Chanlatte.  Estos materiales arqueológicos corresponden exclusivamente a las culturas Huecoide y Saladoide.  Los demás sitios aportaron material cultural arcaico y ostionoide.

Vasija, cerámica, cultura La Hueca, 23 x 23.5 x 9.5cm. Colección Centro de Investigaciones Arqueológicas, Museo de Historia del Arte, UPR-Río Piedras.

Las colecciones se componen mayormente de fragmentos de artefactos en cerámica, lítica, concha marina y hueso, principalmente de uso doméstico, y otros de índole ceremonial, como son los adornos corporales. De estos materiales se preparó un muestrario de objetos diagnósticos que, aunque incompletos, cumplen el propósito de ser muestras preparadas para fines de exhibición en el museo. Hay una pequeña y valiosa colección de coprolitos, con los cuales se han generado interesantes estudios microbiológicos con los estudiantes graduados de la Facultad de Estudios Naturales. También se recolectó una  excelente colección de restos fáunicos arqueológicos, para lo cual la Dra. Narganes creó una colección fáunica sinóptica comparativa de su propio peculio, que sirviera para realizar las investigaciones en este material.

Los arqueólogos del Centro han publicado cinco catálogos de exhibición con sus ensayos, cinco libros y cuarenta y tres artículos, principalmente para el congreso de la Asociación Internacional de Arqueología del Caribe. Además, existen más de veinte artículos y libros escritos por colegas internacionales sobre los materiales arqueológicos del Centro y las teorías desarrolladas sobre ellos.

La relevancia de estos trabajos reside en la valiosa colección de objetos arqueológicos reunido en el Centro, que sirve para ilustrar la temprana historia de nuestros antepasados indígenas en la isla de Puerto Rico.  Estos materiales son evidencia del alto desarrollo cultural alcanzado por estas poblaciones y son un recurso indispensable en la reconstrucción de la historia indígena de Puerto Rico. La colección representa una parte importante de la historia del país y de nuestra identidad como pueblo.

Vaso efigie inhalador, cerámica, cultura La Hueca, 14.0 x 11.7 x51.1 cm. Colección Centro de Investigaciones Arqueológicas, Museo de Historia del Arte, UPR-Río Piedras.

Los estudios generados por estos materiales consisten de dieciéis tesis de maestría y doctorales de diversas temáticas, como son las siguientes investigaciones: tecnologías líticas y de tejidos vegetales; contribución a la identificación de la fauna antillana autóctona; el desarrollo de la economía de subsistencia de origen fáunico y botánico; análisis de los restos óseos humanos; los objetos ceremoniales; las enfermedades padecidas por las poblaciones indígenas a través de los estudios microbiológicos revelados mediante los coprolitos. En un futuro, concebimos realizar investigaciones del ADN de estas poblaciones, con el objetivo de arrojar luz sobre los orígenes de estas poblaciones ancestrales en nuestro país.

Otra gran aportación del CIA fue la defensa del patrimonio arqueológico de Puerto Rico, en especial el localizado en la isla de Vieques. La lucha del pueblo de Vieques para desalojar a la Marina de Estados Unidos tomó un giro dramático en abril del 1999. La muerte accidental del guardia de seguridad David Sanes Rodríguez provocó que el Gobierno de Puerto Rico creara una Comisión Especial en junio del 1999 para estudiar los perjuicios ocasionados por las actividades de la Marina en la isla de Vieques.  Entre los deponentes de diversos sectores sociales del país ante la comisión, participó el Dr. Luis Chanlatte Baik, representando el Centro de Investigaciones Arqueológicas de la Universidad de Puerto Rico. Chanlatte abogó por la defensa del patrimonio cultural, en particular, el arqueológico de Vieques, como elemento fundamental en la preservación de la identidad de la isla. Sobre el particular escribió en varios foros internacionales, acerca de la relevancia arqueológica no solo para la historia de Vieques sino también para el ámbito antillano.

Vasija campanular policromada, cerámica, Sorcé, Vieques, 15.2 x 27.9 cm. Colección Centro de Investigaciones Arqueológicas, Museo de Historia del Arte, UPR-Río Piedras.

Vasija campanular policromada, cerámica, Sorcé, Vieques, 15.2 x 27.9 cm. Colección Centro de Investigaciones Arqueológicas, Museo de Historia del Arte, UPR-Río Piedras.

Advertimos la sensible pérdida ocurrida en diciembre del 2016 del Dr. Luis Chanlatte Baik, después de 51 años de fructífera vida dedicada, con gran entusiasmo, a las investigaciones arqueológicas en la isla de Puerto Rico. Su vida estuvo dedicada a dotar al Centro de Investigaciones Arqueológicas y a la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, de una significativa colección arqueológica, que enriqueciera el conocimiento histórico y cultural de las poblaciones autóctonas del país. Su afán y dedicación fueron insuperables y, gracias a su tesón en los momentos difíciles, que fueron muchos, de gran oposición a sus teorías y a sus investigaciones, siempre supo mantener firme los objetivos y la misión del Centro. De esta manera, la Universidad de Puerto Rico, se convirtió en recipiente y custodio de la colección de objetos arqueológicos más importante y valiosa de las Antillas, así como promotora de nuevas teorías culturales antillanas. La gran aportación del Dr. Chanlatte Baik puede resumirse así: logró abrir las puertas a una nueva revisión de la historia arqueológica antillana y supo promover el pensamiento crítico, honesto e íntegro, libre de prejuicios caducos.

Finalmente, esperamos que las facilidades físicas del Centro se localicen a un nuevo espacio en el edificio Hostos, con espacios adecuados e idóneos para la preservación y conservación de los materiales arqueológicos, que brindaría un espacio eficaz y seguro para que los investigadores y estudiantes puedan realizar sus estudios y tesis.

El Centro de Investigaciones Arqueológicas recibe investigadores mediante cita previa en horario de lunes a viernes de 8:00a.m. a 4:30p.m. Para más información puede escribir a cia.mhaa@upr.edu.

Print Friendly, PDF & Email

Yvonne Narganes Storde

Natural de Santurce, Puerto Rico, estudió su bachillerato en Antropología en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPRRP). Tiene una maestría en Arqueología con especialidad en Zooarqueología de la Universidad de Georgia y un doctorado en Historia del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. Participó activamente en excavaciones realizadas por el Centro de Investigaciones Arqueológicas (CIA) bajo la dirección del Dr. Luis Chanlatte Baik. Ha contribuido extensamente al estudio zooarqueológico de la Isla y Vieques. Actualmente está a cargo del CIA, adscrito al Museo de Historia, Antropología y Arte de la UPRRP.

1 Comment