El Museo de Arte Dr. Pío López Martínez: redescubrimiento de una colección en constante diálogo con el presente

Detalle de la exposición “Tránsitos y transiciones”, 2008. Curada por Mariel Quiñones Vélez y Anne-Laure Beye. Fotografía por Jonathan Berríos.

El Museo de Arte Dr. Pío López Martínez, de la Universidad de Puerto Rico en Cayey, es uno de los pocos museos en Puerto Rico dedicado a la conservación, estudio y difusión del legado de un artista fundamental de la tradición plástica de Puerto Rico en el siglo XX. El Museo conserva como colección medular el legado material del pintor, fotógrafo, arquitecto y agrimensor Ramón Frade León (Cayey, 1875-1954). Paralelamente, el Museo alberga colecciones de carteles, fotografía documental y arte contemporáneo puertorriqueño. La historia de la colección del Museo ha sido marcada por las gestiones administrativas, académicas y de documentación llevadas a cabo en la institución, así como por las iniciativas de donación de obras artísticas de parte de artistas, profesores e individuos en Puerto Rico. Presentamos una breve historia del Museo y destacamos las importantes gestiones con respecto a su colección mediante los proyectos de catalogación, investigación, producción de exposiciones y publicaciones.

Breve historia y desarrollo de las colecciones en el Museo

El Museo Universitario de Cayey, como se le denominó entonces, fue fundado en 1979, como el segundo museo universitario establecido en Puerto Rico. El Dr. Pío López Martínez (Burgos España, 1922-Cayey, 1998),1 profesor de humanidades en el recinto cayeyano y estudioso de la historia de Cayey y la biografía de Ramón Frade, fue junto a los Rectores Rafael García Bottari, Salvador Antonetti Zequeira y Fernando M. Torres, uno de los principales promotores del establecimiento del Museo. La colección Frade llegó al recinto cayeyano desde el Museo de Historia, Antropología y Arte (MHAA) de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, en un proceso de traslado en varias fases que se inició en 1971.2 El MHAA recibió el legado del artista Ramón Frade en 1957 mediante una disposición testamentaria de su viuda, Doña Reparada Ortiz Utset.3 La colección Frade se compone de las obras de arte (pinturas, obras en papel, fotografías y esculturas) tanto de su autoría como de la de otros creadores, la biblioteca personal del artista –formada por libros y materiales impresos–, parte del mobiliario de su casa, pertenencias personales y su extenso archivo de correspondencia, fotografías y documentos.4 Dado que la colección retrataba tanto la aportación cultural como la domesticidad del artista, el Dr. Pío López Martínez desarrolló como parte del concepto de presentación de la colección, un montaje que incorporó la ambientación de una habitación con el mobiliario, obras de arte y objetos del artista cayeyano.

El Dr. Pío López, como primer Director del Museo, trabajó para fortalecer tanto el cuidado físico como el manejo de información de la colección Frade.  Sus aportaciones incluyeron los trabajos de catalogación de la colección de arte con la preparación de fichas y la realización de fotografías de 153 obras pictóricas y dibujos, así como la implementación de sistemas de seguridad para la protección de las obras. También, bajo su iniciativa y la de su colega en el Departamento de Humanidades del Recinto, la doctora Teresa Tió Fernández, se realizó en 1982 el primer proyecto de restauración de las obras pictóricas de Frade, a cargo de la conservadora e historiadora del arte Doreen Colón Camacho. Otra colaboración entre los profesores incluyó la divulgación extramuros del legado Frade. Esa gestión produjo la emblemática Exposición Homenaje Ramón Frade, en la Liga de Arte de San Juan, en 1985. El proyecto, bajo la curaduría de la Dra. Tió, generó su primer catálogo de exposición, con ensayos sobre el artista y su obra.5

A partir de 1996, el Museo y su colección comienzan una segunda etapa bajo la dirección del maestro Antonio Martorell, artista residente del Recinto Universitario de Cayey. El artista amplió la misión del Museo, dirigió la renovación interior del edificio, reconceptualizó el diseño museográfico y logró la creación de los puestos de personal necesarios para el manejo y estudio de la colección.6 El Museo comenzaría desde entonces a coleccionar, estudiar y exhibir carteles y gráfica puertorriqueña en una nueva sala, la Sala Lorenzo Homar, la única permanente en la isla dedicada a esta destacada manifestación de nuestras artes plásticas. A su vez, el concepto de ambientación de la colección Frade fue ampliado con el diseño museográfico de la sala denominada La Casa Frade.  La interpretación de la casa del pintor se formuló de manera magistral en el contexto de los espacios de taller, biblioteca y dormitorio, abarcandolos aspectos esenciales de la vida y obra del artista: su curiosidad intelectual, su mirada aguda y amorosa al Puerto Rico rural y el campesino de la primera mitad del siglo XX y su práctica como pintor, dibujante, fotógrafo, arquitecto y agrimensor.

Vista de la sala La Casa Frade, diseñada por el Maestro Antonio Martorell

Otros avances de este periodo incluyeron la realización del primer registro de los más de dos mil documentos de Ramón Frade y su organización física según los estándares de la archivística,7 la organización de la colección de fotografías, la restauración de objetos y obras sobre papel y la optimización del depósito de obras. La Casa Frade escenificó el ambiente del artista con el esplendor de sus obras artísticas, pero también el de los objetos y mobiliario pertenecientes a Frade, los cuales fueron restaurados por el conservador César Piñeiro. La restauración de 131 obras sobre papel, realizada por el conservador Luis Larrazábal entre el 2001 al 2003, concluyó con la presentación de la primera exposición que planteó una mirada panorámica a los diversos componentes y temáticas del legado Frade: Ramón Frade, conservación, restauración y proyección del legado.8 El segundo proyecto de conservación de obras en papel, dirigido a la restauración de sobre 70 planos arquitectónicos de Ramón Frade, a cargo de los conservadores Luis Larrazábal y el fenecido Rafael Reyes Ayala, posibilitó la investigación y la presentación de la exposición Frade, arquitecto:la práctica de una arquitectura práctica”, curada por Mariel Quiñones y Jorge Ortiz Colom, en el año 2007.9 Esta exposición logró mostrar y justipreciar por primera vez la obra arquitectónica y de diseño de Ramón Frade.

La aportación del maestro Martorell, la incorporación del trabajo de un curador para el desarrollo de las exposiciones y de un director de museo a tiempo completo supusieronun avance en el desarrollo de la colección y los proyectos expositivos.10 Estos serían el resultado de un trabajo ponderado de conceptualización e investigación curatorial de las colecciones del Museo y el arte puertorriqueño, combinado con atractivas estrategias museográficas. Las exposiciones comenzaron a redimensionar la figura del pintor Ramón Frade, sacando a la luz aspectos poco conocidos sobre su quehacer y su ideología como artista.  En este contexto se realizaron emblemáticas muestras, como Tránsitos y transiciones, curada por Mariel Quiñones y Anne-Laure Beye, en el 2008,11 la cual miró por primera vez la obra del artista en relación a sus tránsitos geográficos y las transiciones estilísticas de su obra, y Fotos de Frade, en 2009, que presentó su obra en el campo de la fotografía, destacando su relación con su obra pictórica y su vínculo con las condiciones políticas y sociales del Puerto Rico de la primera mitad del siglo XX.

Detalle de la exposición Fotos de Frade, 2009, curada por Mariel Quiñones Vélez. Digitalización e impresión fotográfica de las obras de Frade por John Betancourt.

Las exposiciones del legado Frade en el Museo lograron trascender la visita exclusiva al quehacer artístico del pasado histórico y convocar una mirada a este en su relación con la producción artística actual. En ese sentido, los proyectos expositivos comenzaron a integrar obras de artistas puertorriqueños activos en el siglo XXI, para establecer diálogos tanto con la obra de Frade como del maestro Lorenzo Homar y los artistas representativos de la consolidación de la tradición gráfica en la Isla. Esta ecuación entre pasado y presente promovió un acercamiento a los lenguajes de la creación artística de nuestra contemporaneidad e implicó una reformulación sobre el espectro de la colección de la institución. A raíz de este enfoque, el Museo amplió su política de adquisición para incorporar el arte contemporáneo de artistas puertorriqueños a su colección. Como criterios de ingreso las obras contemporáneas mantienen una cohesión con los diversos discursos, temáticas, formulaciones estéticas y técnicas presentes en la colección permanente de Frade y del cartel y la gráfica puertorriqueña. Los ingresos de obras contemporáneas, todos posibles mediante donaciones, permiten la conservación y estudio de obras de importantes artistas puertorriqueños como Carlos Irizarry, Carlos Fajardo, Ángel Nevárez y Myrna Arocho, entre otros. 

En el 2009, José Manuel Cruet (Cayey, 1930-2010), maestro, bibliotecario y fotógrafo cayeyano, donó al Museo una importante colección fotográfica que complementa la del maestro Frade. La colección, de más de 2,500 objetos, es un archivo de fotografías recopiladas por Cruet sobre aspectos históricos y culturales de su natal Cayey en el periodo comprendido entre fines del siglo XIX y principios del siglo XXI. Esta colección de fotografías y negativos, formulada como borrador para la publicación de un álbum fotográfico sobre Cayey, es de suma importancia para ofrecer un contexto histórico a las imágenes fotográficas y pictóricas del maestro Ramón Frade, así como para estudiar el desarrollo social, económico y cultural de esta ciudad.

Documentación y redescubrimiento de los objetos de la colección Frade

A partir del 2003, se comenzó una revisión de los inventarios de las obras de arte en la colección Frade que inició una larga y continua etapa dirigida a la catalogación de todos los fondos de esta colección. En ese año se reclutó al fotógrafo Johnny Betancourt para realizar el primer proyecto de fotografía digital de las 153 pinturas y obras en papel que constaban en el inventario realizado por el Dr. Pío López Martínez.  Sin embargo, fue necesario una evaluación de la extensión del legado Frade para comprender la magnitud de una colección que era sumamente extensa y heterogénea y a la vez un tanto desconocida.12 Dicha evaluación planteó la necesidad de un proyecto para completar el registro y catalogación de la colección. El proyecto comenzó en el 2004 con el inventario de los objetos tridimensionales y los libros exhibidos en La Casa Frade, y la adquisición de un programa de registro digital de colecciones donado al Museo por el Proyecto PRXXI de la Asociación de Museos de Puerto Rico.  La colección de obras sobre papel fue inventariada en el 2008 y la colección fotográfica fue inventariada y digitalizada en el 2009.13 La culminación del trabajo de inventario de la colección de fotografía y de obra en papel facilitó la presentación de las exposiciones Fotos de Frade (2009) y Entre líneas: Frade y el dibujo contemporáneo (2011) curadas por Mariel Quiñones.

La necesidad de uniformar los inventarios y completar la fotografía digital de todos los fondos de la colección Frade fue atendida mediante el Proyecto de registro y digitalización del Legado Frade, realizado entre el 2009 al 2011. Este proyecto capital de desarrollo de la colección fue subvencionado por el Instituto de Servicios de Museos y Bibliotecas (IMLS) de Estados Unidos de América.14 El resultado del proyecto permitió un avalúo de los aspectos fundamentales de cada categoría de objetos en la colección Frade, información actualizada del contenido así como datos precisos sobre la extensión del legado. El número de piezas en los fondos en la colección Frade ascendió a 7,229 y esta quedó dividida en ocho apartados o categorías: pintura, obra sobre papel, fotografía, tarjetas, láminas, publicaciones, documentos y objetos tridimensionales.

Las labores de catalogación del legado incluyeron actividades de investigación sobre los objetos, lo que suplementó la información existente y amplificó la trascendencia de Frade, facilitando nuevas vías para enriquecer los contenidos de las exposiciones en el Museo. Uno de los aspectos importantes fue la identificación de referencias cruzadas entre pinturas, dibujos, fotografías, láminas, tarjetas y documentos del artista. De esta forma se pudo confirmar y levantar mayor evidencia de la intrínseca relación entre las diversas prácticas del artista y sus procesos creativos en la elaboración de su obra plástica. Ilustra este aspecto la existencia de fotografías y láminas que muestran paisajes y detalles expuestos en las pinturas de Frade. Igualmente, la gran cantidad de pequeños apuntes en lápiz que el artista elaboraba antes de realizar una obra pictórica permite trazar el devenir de las ideas del artista y señalar que la fotografía y el dibujo fueron procesos fundamentales en su producción pictórica.

Ramón Frade. “Alrededores de Cayey”, s.f., fotografía, 2 ½”x 2 ½”, colección Museo de Arte Dr. Pío López Martínez.

Ramón Frade. Estudio de paisaje, s.f., lápiz sobre papel, 7 ¾ x 10”, colección Museo de Arte Dr. Pío López Martínez. Fotografía por Anne-Laure Beye.

 

 

 

Ramón Frade. Alrededores de Cayey, 1947, óleo sobre lienzo, 12”x 18”, colección Museo de Arte Dr. Pío López Martínez, donado por Zahyra Arce. Fotografía por John Betancourt.

Los materiales impresos en la colección Frade, como láminas, revistas, tarjetas postales y cartas, muestran a un artista ávido por aprender constantementede las técnicas y disciplinas artísticas y consciente de la importancia de estudiar las grandes obras de arte del pasado y de su tiempo. El acopio de una variedad de libros en idioma francés, así como correspondencia escrita por Frade y recibida en italiano, francés e inglés revelan a un artista altamente ilustrado. Los catálogos de materiales y órdenes de compra que Frade guardó, así como la presencia de una infinidad de materiales y herramientas para pintura y dibujo conservados en su colección, proveen información relevante sobre los componentes físicos de sus obras y sus técnicas de creación.  La documentación y estudio de la colección de dibujos permitió la valoración de la incursión del artista en facetas como el diseño de mobiliario y objetos utilitarios para satisfacer sus necesidades prácticas.15

La culminación del registro y catalogación digital de la colección Frade ha viabilizado la presentación de exposiciones que ofrecen múltiples miradas al artista y su legado material conservado en el Museo. Se han presentado proyectos, como Impresiones, relieves y resonancias (2013) y El artista coleccionista (2014). El primero destacó la amplia colección de material impreso, documentos y objetos en el Legado Frade y su reverberación en obras de artistas contemporáneos. El artista coleccionista reflexionó sobre el contenido de las colecciones que mantienen los artistas, cómo estas sirven para su estudio y complacencia personal, además de ser un registro de la creación artística de su tiempo.

La ecléctica colección del artista cayeyano Ramón Frade revela el perfil de un hombre sensible a las líneas del arte clásico, consciente de su presencia en la modernidad tropical y cultivado para el equilibrio entre las artes, la tecnología y las ciencias. Este artista tradujo su compromiso patrio en el servicio desde las especialidades académicas y técnicas que estudió y desarrolló. Su legado muestra la generosa disposición del maestro con el acopio de tantos materiales referenciales para nuestro cultivo y placer, que también sirven como fuentes de estudio sobre la transición histórica, política y social en nuestra isla entre el fin del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX.

La investigación, exhibición y publicación, aspectos fundamentales del museo universitario

La investigación es una de las actividades primordiales del Museo acorde a su misión “de ser un centro de educación, creación y difusión de las artes a partir del legado artístico de Ramón Frade y del arte gráfico puertorriqueño”.  La labor de investigación que realizan la curadora, el educador y la registradora del Museo sobre los objetos y obras de arte de la colección, desde las características físicas de estos objetos, hasta sus correlaciones con el tiempo histórico y las actividades de sus creadores, genera nuevos saberes en las disciplinas de las Artes y la Historia. Estos conocimientos se difunden mediante las exposiciones, publicaciones, recorridos y conferencias que genera el Museo.

La labor curatorial basada en el estudio de las colecciones del Museo y del arte puertorriqueño del siglo XIX al presente es la base de los proyectos del Museo. La investigación permite identificar aspectos y temáticas relevantes, cuyo desarrollo en guiones museográficos facilita la comunicación y comprensión del público. Las exposiciones incorporan obras de las colecciones del Museo y de otras instituciones e individuos, que permiten expandir y resaltar el trabajo de los artistas puertorriqueños. Las temáticas de estos proyectos, formuladas a partir de la misión del Museo, toman en cuenta las particularidades y atributos identificados en la obra y vida de Frade, así como en la gráfica puertorriqueña. Algunas de las temáticas exploradas incluyen la condición de ‘inxilio’ de Frade y la proyección de esta en varios artistas contemporáneos de Puerto Rico, la producción de artistas plásticos vinculados por nacimiento o residencia a la ciudad de Cayey y la hibridación de procesos y posibilidades en el ejercicio de las prácticas de la gráfica. De estas investigaciones surgieron las exposiciones Inxilio: Frade, Carrero, Robles, Fajardo (2012) y Reencuentro: artistas en Cayey de Frade al presente (2015), curadas por Mariel Quiñones, así como Imprecisiones, curada por Marina Reyes Franco (2015).

Detalle de la exposición Imprecisiones, 2015, curada por Marina Reyes Franco. Fotografía por Anne-Laure Beye.

Las investigaciones del Legado Frade también han demostrado la presencia y relación de este artista cayeyano con el desarrollo de las diversas tradiciones artísticas de la zona antillana. Este asunto fue planteado en las exposiciones Tránsitos y transiciones (2008) e In situ: visiones del paisaje en las Grandes Antillas (2016). La primera presentó, por primera vez, uno de los descubrimientos más importantes sobre la carrera artística de Frade en la zona de las Antillas. Se incluyó en sala una reproducción, a escala real, del panel central de techo de una decoración pictórica realizada por Frade en una emblemática residencia de la ciudad de Puerto Príncipe, Haití, en el 1901.16 La segunda exposición fue el primer proyecto generado en la isla, que enfatizó la mirada y la construcción artística del paisaje en el contexto de las cinco Antillas Mayores. La investigación incluyó la identificación y la primera digitalización de una pintura de Frade conservada en la República Dominicana, el óleo Vista de Santo Domingo desde el Río Ozama, realizado en fecha cercana al 1935.17

El legado del maestro Lorenzo Homar al medio del cartel y el grabado se ha hilvanado de manera sustancial con los proyectos curatoriales en la sala homónima. Las exposiciones dedicadas al cartel han explorado la diversidad de características formales y temáticas definitorias de la producción cartelística en el país. Entre las exposiciones dedicadas al medio del cartel en Puerto Rico, destacan La historia en el cartel puertorriqueño, curada por Humberto Figueroa (2001); Carteles de película: el cartel cinematográfico en Puerto Rico, por Mariel Quiñones (2003); Carteles de navidad, por Gisela Carbonell (2005); y Memoria gráfica, por Jonathan Berríos (2016).18 El medio del grabado, y su expansión técnica y conceptual en el arte contemporáneo, ha sido visibilizado en exposiciones como: Tránsitos y transiciones en la gráfica contemporánea, curada por Mariel Quiñones (2008) y Tráfico gráfico, curada por Marina Reyes Franco (2012).

Ramón Miranda Beltrán. Lucha, sufre, trabaja, 2009. Fotografía, cemento y varillas, 72″x 36″x 1 1/4″, colección Museo de Arte Dr. Pío López Martínez. Fotografía por Jonathan Berríos.

Las publicaciones con ensayos críticos constituyen importantes aportaciones bibliográficas para el estudio de la historia del arte puertorriqueño. En adición, algunos de los catálogos de exposiciones publicados sobresalen como piezas de interés en el diseño gráfico. En este aspecto cabe mencionar los catálogos Homar: Homo Humoris,19 diseñado por Estela Morales Amaral y premiado en el 2006 por la American Association of Museums como mejor diseño de catálogo, e In situ: visiones del paisaje en las Grandes Antillas, diseñado e impreso en la División de Artes Gráficas del Recinto de Cayey, gracias a una subvención del Instituto de Cultura Puertorriqueña y el National Endowment for the Arts.20

El Museo ha dado prioridad a las experiencias de aprendizaje del público estudiantil sirviendo como espacio tangible para expandir el conocimiento más allá de las aulas. La guía didáctica El Museo como recurso en el proceso de enseñanza aprendizaje, publicada en el 2012 como producto del primer programa de educación para maestros de Cayey y zonas limítrofes, constituye un recurso importante para facilitar los procesos y experiencias educativas en el Museo21.

Otro componente que atiende el Museo corresponde al servicio que ofrece a investigadores externos, asociados a diversos programas de estudios universitarios en las áreas de Historia, Historia del Arte y Estudios Culturales. En este ámbito se ha atendido a muchos estudiantes cuyos proyectos de investigación subgraduada, y para tesis de maestría y doctorado, han utilizado la colección Frade como recurso. Algunas de las temáticas de investigación externa atendidas incluyen la historia de los inicios de la fotografía en Puerto Rico, la realidad socioeconómica del campesino en la primera mitad del siglo XX, los instrumentos de cuerdas autóctonos de Puerto Rico y la conservación de las obras pictóricas de Ramón Frade.

La colección de fotografía del legado Frade ha constituido una de las categorías más relevantes para proyectos de investigación en el área de las artes, la historia y las ciencias sociales. La colección de fotografía de José Manuel Cruet, la colección de tarjetas postales, libros y documentos de Ramón Frade, junto a la colección de arte contemporáneo representan un segmento con alto potencial para la investigación. Las actividades de estudio de la colección Frade, a su vez, se han expandido a otras disciplinas científicas, siendo uno de los proyectos más recientes los estudios de pigmento y superficie que realiza Esteban Rosim Fachini, doctor en Química Analítica y profesor de los cursos Ciencia en el Arte (CIFI 3075) y Ciencia y Tecnología en el Arte (CIFI 4075), en el Departamento de Ciencias Físicas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

Detalle de la exposición In situ. Visiones del paisaje en las Grandes Antillas, 2016, curada por Mariel Quiñones. Fotografía por Anne-Laure Beye.

El Museo de Arte Dr. Pío López Martínez ha logrado convertirse en un espacio transformador a través de proyectos y actividades al servicio de todos los puertorriqueños, y en especial la comunidad universitaria y estudiantil. A través de su trayectoria, ha ampliado la apreciación y valoración de las artes plásticas del país mediante sus actividades académicas y su relación con la comunidad. El museo se entiende como espacio necesario que brinda experiencias significativas de enriquecimiento intelectual y deleite a sus visitantes. El laureado escritor Mario Vargas Llosa expone la importancia de los museos de la siguiente manera: “Los museos son tan necesarios para los países como las escuelas y los hospitales… Ellos también curan, no los cuerpos, pero sí las mentes, de la tiniebla que es la ignorancia, el prejuicio, la superstición y todas las taras que incomunican a los seres humanos entre sí y los enconan y empujan a matarse. Los museos… afinan la sensibilidad, estimulan la imaginación, refinan los sentimientos y despiertan en las personas un espíritu crítico y autocrítico”.21 No hay duda de que nuestros museos y colecciones artísticas en la Universidad de Puerto Rico logran cumplir estos fines.

El Museo de Arte Dr. Pío López Martínez está localizado en la Universidad de Puerto Rico en Cayey. Está abierto de lunes a viernes de 8:00 a.m. a 4:30 p.m. Cerrado los días feriados. La entrada es libre de costo. Para más información puede llamar al 787-738-2161, exts. 2209, 2191 o escribir a museo.cayey@upr.edu.


Notas:

1. Pío López Martínez, doctor en Historia por la Universidad Central de Madrid, se dedicó a la cátedra en el Departamento de Humanidades de la Universidad de Puerto Rico en Cayey, donde fue profesor del 1968 al 1995.  El doctor Pío López fue un destacado historiador entre cuyas obras destaca Historia de Cayey el primer libro sobre el tema publicado en el 1972. También fue responsable de realizar una vasta investigación sobre el pintor cayeyano Ramón Frade y de publicar la primera biografía del artista bajo el título Frade, como aportación al centenario del nacimiento del pintor en el 1975.

2. El Dr. Pío López Martínez hace un recuento sobre el legado de Ramón Frade a la Universidad y su traslado al Recinto de Cayey en el capítulo VI de su libro Frade, pp. 56-62. El Dr. Osiris Delgado también alude a estos eventos en el capítulo 37 de su libro Ramón Frade León, pintor puertorriqueño. Un virtuoso del intelecto, pp. 159-163.

3. Cuatro meses antes de su muerte, Reparada Ortiz Utset dejó un testamento ológrafo con fecha del 2 de enero de 1957, en el que dispuso el porvenir de las obras de arte y biblioteca del pintor Ramón Frade. Su deseo fue que la casa se rotulara como “Casa Pintor Frade” y que quedara a cargo de sus vecinos, la familia Vázquez. Establecía que de ser necesario retirar todo de allí, se trasladara a la Universidad de Puerto Rico. En el 1957, al ya existir el Museo de Historia, Antropología y Arte del Recinto de Río Piedras, la familia Vázquez optó por el depósito del legado en dicha institución. El MAPLM cuenta con una copia certificada de las disposiciones testamentarias ológrafas de Reparada Ortiz obtenida por la curadora del Museo, Mariel Quiñones Vélez, en el Archivo Notarial de la Región de Caguas.

4. Además del Museo de Arte Dr. Pío López Martínez, otro museo que conserva un número sustancial de cartas y documentos de Ramón Frade es el Museo de Historia, Antropología y Arte de la Universidad de Puerto Rico y el Archivo Biblioteca Dr. Osiris Delgado Mercado en la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metropolitano.

5. El catálogo de la Exposición Homenaje Ramón Frade contó con ensayos del Dr. Pío López Martínez, Doreen Colón Camacho, Dr. Osiris Delgado y el Profesor Efraín Barradas.

6. Durante la incumbencia del Doctor Pío López, el personal del Museo consistía en el Director y una Oficial de Información. Martorell logró la creación de los puestos de Curador, Registrador y Coordinador de Actividades del Museo. En el 2003 se reclutó al primer curador en puesto permanente –Mariel Quiñones– y, respectivamente, en el 2005 al coordinador de actividades –Jonathan Berríos.  El Museo no contó con un registrador de colecciones en puesto permanente hasta el 2012, cuando se incorporó Anne-Laure Beye. En el periodo del 1999 al 2011 las labores de registro fueron realizadas por estudiantes y por personal contratado.

7. Entre el 1998 y el 1999, la Oficial de Información del Museo, la señora María Díaz, con la asesoría de Julio E. Quirós, Director del Archivo Histórico de la Fundación Luis Muñoz Marín, estuvo a cargo del inventario y organización del Archivo de documentos de Ramón Frade. El inventario fue realizado con el apoyo de un grupo de estudiantes universitarios.

8. La exposición Ramón Frade, conservación, restauración y proyección del legado, contó con el diseño museográfico de los artistas Néstor Otero y Annex Burgos (NOBA), quienes crearon una serie de instalaciones audaces para presentar los materiales documentales y las obras del artista. El proyecto de restauración de la obra sobre papel duró dos años y fue subvencionado por la Compañía Johnson & Johnson.

9. Los proyectos de restauración de la colección de dibujos y planos arquitectónicos fueron subvencionados por la Compañía Johnson & Johnson y la Fundación Ángel Ramos.

10. En el 2000, Humberto Figueroa fue contratado como curador del Museo y tuvo a su cargo las exposiciones La Historia en el cartel puertorriqueño y Correspondencias, ambas inauguradas en el 2001. En el 2003 se nombra a Mariel Quiñones como curadora y en el 2006 a Humberto Figueroa como Director del Museo.

11. La investigación de Anne-Laure Beye logró identificar obras del artista dominicano Abelardo Rodríguez Urdaneta, que fueron presentadas en la exposición mediante préstamo del Museo Bellapart en Santo Domingo.

12. El Museo mantiene en exhibición alrededor de un 3% de su colección.

13. Al no contar el Museo con un registrador en plaza se contrató a Anne-Laure Beye para la realización de los inventarios de obras sobre papel y fotografía del legado Frade. Johnny Betancourt realizó la digitalización de la colección de fotografías.

14. El Proyecto de Registro y Catalogación del Legado Frade fue dirigido por Humberto Figueroa y contó con la participación de los registradores Anne-Laure Beye, Lourdes Ranero y Javier Vélez, las curadoras Mariel Quiñones y Rebeca Noriega, el educador Jonathan Berríos, el fotógrafo Carlos Ruiz-Valarino como asesor de fotografía y digitalización, y Mónica Ramos como traductora de las fichas de registro al inglés.

15. Constan en la colección Frade del Museo 39 dibujos, asociados al diseño de muebles y objetos de ornamentación arquitectónica, entre ellos dibujos de pedestales, bancos, una mesa, molduras decorativas y un andamio, este último proyectado para la realización de los murales pictóricos en la Iglesia de la Asunción en Cayey. En el Archivo de Arquitectura y Construcción de la Escuela de Arquitectura de la UPR en Río Piedras, se conserva la colección de los diseños arquitectónicos de Frade, además de otros dibujos de objetos utilitarios, transferidos a este archivo en el 1986.

16. La pintura fue traída a la atención de la curadora del Museo por el arq. Jorge Ortiz Colom en el 2005, mientras éste realizaba la investigación sobre la obra de arquitectura de Ramón Frade y localizó en el libro Caribbean Style (1985) de Suzanne Slesin, imágenes de una decoración pictórica en una casa estilo “gingerbread” en Haití, construida por el arquitecto francés Georges Bassan en el 1898, como encargo del Presidente de Haití Paul Tirésias Augustin Simon Sam. La ficha de las imágenes en el libro acreditaba la autoría de la decoración con el siguiente calce: “The ceiling and walls of the living room were painted by a Parisian artist in 1901”. En el 2007, por una comunicación vía correo electrónico de una persona cercana los dueños de la residencia, se pudo confirmar que Frade era el autor de la decoración pictórica realizada en la residencia gracias a la presencia de su firma. Esto se corrobora con las investigaciones de documentos que evidencian la presencia de Frade en Haití en el 1901 y que realizó varios retratos al presidente de Haití Tirésias Sam. El fotógrafo Carlos Ruiz-Valarino realizó en el 2007 la documentación fotográfica de esta obra.

18. La pintura, fotografiada por Anne-Laure Beye, pertenece a la colección de la Dirección Nacional de Patrimonio Monumental del Ministerio de Cultura de la República Dominicana con sede en Santo Domingo. Existe otra versión anterior de esta pintura, realizada en 1893 conjuntamente entre Frade y el fotógrafo y pintor dominicano Julio Pou. Ver: Osiris Delgado Mercado, Ramón Frade León, pintor puertorriqueño. Un virtuoso del intelecto, pp. 118-19.

18. Memoria Gráfica logró exponer la colección de carteles producidos en el desaparecido taller de serigrafía de la División de Artes Gráficas del Recinto de Cayey, que fueron ingresados a la colección de nuestro Museo en el 2006.

19. La exposición Homar Homo Humoris fue curada por Elvis Fuentes y exploró la obra de humor gráfico del maestro Lorenzo Homar. El proyecto contó con la colaboración de la Biblioteca Harvey S. Firestone de la Universidad de Princeton, la Familia Homar Damn, el Dr. Arcadio Díaz Quiñones y el Dr. Georg H. Fromm.

20. El libro In situ: visiones del paisaje en las Grandes Antillas contó con el trabajo de fotografía de Anne-Laure Beye y el diseño gráfico de Wilma Guzmán. Ángel M. Rodríguez estuvo a cargo de la impresión. Una versión electrónica del libro se encuentra disponible en el Repositorio Digital Institucional de la Universidad de Puerto Rico: https://dire.upr.edu/handle/11721/1700

21. Durante el año académico 2010-11, bajo la dirección del Educador, Jonathan Berríos, el Museo llevó a cabo el proyecto “El Museo como recurso en el proceso de enseñanza-aprendizaje”, que consistió en un programa de talleres, ciclos de visitas al museo, conferencias y la publicación de una guía didáctica, dirigidos a maestros de Cayey y pueblos aledaños. El proyecto fue subvencionado por la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades y el National Endowment for the Humanities.

22. Una versión en inglés del texto se encuentra en el portal electrónico del Museo Histórico Regional Casa Garcilaso. Cultura Cusco. 2019. Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco.  http://www.culturacusco.gob.pe/museo-de-casa-garcilaso/

Referencias:

Beye, Anne-Laure. Legado Ramón Frade León. Informe Final, Registro, inventario y digitalización. Informe presentado al Museo de Arte Dr. Pío López Martínez, 2012.

Delgado, Osiris. Ramón Frade León, pintor puertorriqueño. Un virtuoso del intelecto 1875-1954. Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, 1989.

Liga de Estudiantes de Arte de San Juan. Exposición Homenaje Ramón Frade. Liga de Estudiantes de Arte, 1985.

López, Pío. Frade. Colegio Universitario de Cayey, 1975.

Museo de Arte Dr. Pío López Martínez. El Museo como recurso en el proceso de enseñanza aprendizaje. Museo de Arte Dr. Pío López Martínez, 2012.

Slesin, Suzanne, Stafford Cliff, Jack Berthelot, Martine Gaumé, Daniel Rozensztroch y Gilles de Chabaneix. Caribbean Style. Clarckson N. Potter, 1985.

Print Friendly, PDF & Email

Mariel Quiñones

Curadora e historiadora del arte. Posee un Bachillerato en Artes en Humanidades con concentración en Historia del Arte y estudios en Diseño Ambiental de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Completó una Maestría en Asuntos Públicos con concentración en Administración de las Artes en la Universidad del Turabo y ha realizado estudios de manejo de colecciones y curaduría con el American Alliance of Museums y el Instituto Latinoamericano de Museos. Entre 1997 y el 2003 formó parte del primer equipo curatorial del Museo de Arte de Puerto Rico, donde organizó un archivo documental sobre artistas puertorriqueños. Ha sido profesora de Historia del Arte en la Universidad del Sagrado Corazón y la Universidad de Puerto Rico en Cayey (UPRC). Perteneció a la Junta Directiva de la Asociación de Museos de Puerto Rico del 2003 al 2005 y es miembro de la Asociación de Museos del Caribe. Sus proyectos de investigación en el área de las artes han sido subvencionados por el Instituto de Cultura Puertorriqueña y el National Endowment for the Arts. Es cofundadora del Colectivo Curatorial Trans-Forma, establecido en 2016 como primer grupo que reúne mujeres curadoras en la Isla. Desde el 2003 se desempeña como curadora de arte del Museo de Arte Dr. Pío López Martínez de la UPRC, institución que dirigió en 2004. Se ha especializado en la obra de Ramón Frade, así como la tradición del cartel y la gráfica puertorriqueña, gracias su labor dentro del Museo. A su vez, el estudio de estas colecciones le ha permitido expandir sus proyectos de exposiciones a temas de investigación sobre el arte contemporáneo de Puerto Rico y el Caribe.

1 Comment