Bandera de Yibuti

República de Yibutí

por Sheila Betancourt, FRAN 4148, enero de 2007

Datos demolingüísticos de Yibutí
País o región República de Yibutí
Capital Yibutí
Superficie 23 000 km2
Población 632.000 (2005)
Región del mundo Africa del Este y Océano Indico
Lenguas oficiales Árabe y francés
Status del francés Cooficial
Fiesta nacional 27 de junio
Moneda Franco de Yabutí
Fecha de adhesión diciembre de 1977
Status Miembro
Sitio web oficial http://www.mccpt.dj

Yibutí es un país de territorio muy limitado (en comparación con los otros estados del continente africano). Solo 23.200 km² componen su superficie. Está ubicado en el este de África. De este modo, forma parte de la región del Cuerno africano. Así, colinda con Eritrea y Etiopía al norte, con Somalia al este y con Etiopía (nuevamente) al sur y al oeste. El mar Rojo que comparte Yibuti junto a la gran península arábiga, el golfo de Adén al este, permite la interacción continua con la cultura musulmana también.

La constitución yibutina afirma su estado de república democrática. De esta forma, su nombre oficial se complace en ser República de Yibuti. En árabe yemenita (de Yemén), Yibutí quiere decir traer el boutre. Boutre es una nave pequeña en que los primeros yemenitas llegaron a lo que es hoy Yibuti.

Yibutí, una república unitaria, se divide en tres regiones: la región Afar, la Somalí-Issa y la capital sola. La región de Afar es la única que se administra bajo tres distritos. Ellos son el distrito de Tayura, Dikhil y el mas grande, Obock. Las dos regiones restantes, están compuestas por un sólo distrito. Somalí-Issa la gobierna el distrito de Alí-Sabieh. Por otra parte, la región capitalina se dirige por la misma ciudad. Tales distritos son gobernados por los miembros de los consejos regionales. Estos son elegidos por los habitantes del distrito.

El lenguaje

Mujer yibutinaLa rica diversidad étnica que abarca la capital contribuye a la cantidad (nueve) de idiomas que en ella se hablan. Entre estos, sólo dos se comportan como lenguas nacionales: el somalí (o issa) y el afar. Mientras estos son lo las lenguas que dominan en el país, únicamente el francés y el árabe son lenguas oficiales. Tal particularidad puede llegar a ser un tanto ambigua. Las lenguas que gozan de mayor manifestación en la república no son oficiales, sólo nacionales. Ante la ley, todas las lenguas expresadas aparentan disfrutar de una igualdad. Sin embargo, ante la misma ley, también son desiguales. Fijémonos, pues, cómo sigue el artículo uno (1) de la constitución:

Artículo 1

  1. El Estado de Yibutí es una república democrática soberana e indivisible.
  2. Garantiza a todos la igualdad ante la ley sin distinción de lengua, de origen de raza, de sexo o de religión. Respeta todas las creencias.
  3. Su divisa es Unidad, Igualdad, País
  4. Su principio es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.
  5. Sus lenguas oficiales son el árabe y el francés.

Como podemos apreciar en la cita, existe una contradicción en el manejo respecto al lenguaje. De no ser así, no existiría el inciso cinco (5) con respecto al dos (2). Para tener una idea más clara de lo que sucede, es necesario hacer cierto acercamiento a la aparente francofonía del país.

El francés

Moneda yibutinaEl 2,1 por 100 de la población yibutina habla francés. La ciudad capitalina compone esta minoría. Aunque la población en general no habla francés, al parecer, el francés ha sido adoptado por el gobierno, no sólo por el vestigio del coloniaje, sino también por su practicidad: es el idioma que mantiene el vínculo con la vieja metrópolis, Francia.

A pesar que recientemente las tensiones diplomáticas entre ambos países han aumentado, Francia continúa participando activamente en la producción y desarrollo del país. Yibuti sufre de constantes sequías, por la naturaleza propia del Cuerno de África; junto a otros países africanos, también padece de episodios violentos y aun lucha por la democracia. Frente a las intensiones benefactoras de otros estados y organizaciones, Francia contribuye todavía en el suministro de ayudas inmediatas al país.

Por otra parte, el francés es también el lenguaje de la diplomacia, en que se redactan las leyes, las comunicaciones; es el idioma del Estado. Sin embrago, el gobierno ha expresado su inquietud referente al peligro de ambas lenguas nacionales. De todas maneras, el francés es el idioma que domina en la economía yibutina y en su gobierno. Lo que es importante resaltar aquí, con respecto al francés, es que no existe tal cosa como un Yibutí francófono. Muy pocas instituciones educativas lo promueven. La inestabilidad del país atrasa el proceso de difusión. Su situación, aunque oficial, es notablemente insignificante en el resto del país. Las lenguas que predominan, aunque todavía no se haya establecido una escritura para tales, son el afar y el somali, no el francés.

Por eso, nos atrevemos a concluir, junto a la opinión de muchos, que Yibutí no es un país francófono. Su intención está en el papel y en quienes dirigen el gobierno solamente.