En las antípodas del reino de lo visual: La ventana de Alberti y la de Duchamp

arriba