Parroquia San Fernando Rey/ Toa Alta

Nombre

San Fernando Rey

 

Localización

Calle José de Diego núm. 10, Toa Alta, Puerto Rico

 

Arquitecto

 Desconocido

 

Años de Construcción

1752 (comienza su construcción)

 

Tipo de Arquitectura

Templo Parroquial

 

Tipología

La iglesia se muestra con gran influencia neoclásica desde su fachada hasta el espacio interior, donde ambos espacios muestran algunos materiales expuestos utilizados para la construcción y a la vez sirve como reflejo para marcar la antigüedad de la iglesia. video de youtube.

Exterior La fachada principal consta de dos cuerpos principales. Estos dos cuerpos se encuentran centralizados sobre un gran muro rectangular que conforma la mayor parte de la fachada. En este muro y lateral a los cuerpos se encuentran cuatro pilastras que ascienden, dándole mayor jerarquía a aquellas que están más cerca la los cuerpos centrales. Las pilastras de menor altura terminan al nivel de la cornisa del primer cuerpo, mientras las dos más al centro, de mayor altura son a mitad del segundo cuerpo y todas las pilastras están coronadas por pináculos. El primero viene siendo su entrada localizada en su centro que enmarca las puertas con forma de arco de medio punto remiten a la composición por dovelas. Aquí se encuentra un ejemplo de decoración escultórica que se aprecia en relieve en el friso sobre la puerta de entrada. “Las columnas del pórtico, con sus capiteles corintios y fustes estriados, también son únicas…” según menciona Thomas Marvel y María Luisa Moreno en su libro “La Arquitectura de Templos Parroquiales de Puerto Rico” (58). Las columnas comienzan a partir de un pedestal cúbico que conecta con el suelo y frente a las pilastras se percibe estos pedestales también que son adornados con pináculos. El segundo cuerpo continúa sobre el primero, pero éste emplea la utilización de pilastras en vez de columnas. Este tiene un vano donde exhibe una escultura que es decorado en su borde superior y laterales. Sobre el marco el ventanal de escultura se dispone una moldura en forma de flecha apuntando hacia arriba. Este componente es donde comienza y termina la bóveda de cañón en su interior. En el primer cuerpo las columnas, “de escala reducida, ofrecen un contraste enorme con la iglesia que adornan, y se unen a las pilastras en el segundo cuerpo de la fachada y a la espadaña para marcar la importancia de la entrada” como menciona Thomas Marvel y María Luisa Moreno. La espadaña viene siendo un tercer componente de la fachada que se caracteriza por triforios arcados de medio punto donde se localiza las campanas de la iglesia y la corona. Tiene contrafuertes en los muros laterales.

Interior

La Iglesia San Fernando Rey es de planta basilical de una sola nave. Su bóveda es de rosca simple con mide de largo 38 pies, la más grande de Puerto Rico según Thomas Marvel y María Luisa Moreno en su libro “La Arquitectura de Templos Parroquiales de Puerto Rico” (58). La bóveda contiene cuatro vanos que serían las ventanas para la nave junto al de la fachada. Las aberturas se trabajan en la bóveda con forma ojival.  Su interior se organiza por medio de pilastras rehundidas que resalta por sus capiteles compuestos de doble voluta y un friso que se posa en éste con lacería floral que se conforman en espiral, querubines y recuadros rehundidos, cuales se repiten encima de las pilastras.  El friso rodea toda la nave. Justo encima del friso esta su cornisa en forma de escalera. En la arista del arco del ábside se aprecia los ladrillos expuestos. En el ábside su cubierta es en bóveda de menor tamaño y en las sacristías se emplea el mismo tipo de cubierta. Una imagen de San Fernando Rey se posa en el lado derecho del altar.

 

Panfleto de Toa Alta

Es de nave abovedada, muy ancha con cinco secciones y tres campanas de estilo neoclásico, tiene grandes contrafuertes o columnas en el frente y los costados.

 

Altar de San Fernando Rey

Escultura

Trasfondo Histórico

En 1751 se establece el pueblo de Toa Alta y la ermita se construye en madera para la misma fecha.

Para el 1752, un año luego de la fundación y construcción, se comenzó la construcción de la iglesia en mampostería. Como se aprecia en el interior la bóveda más grande en Puerto Rico, que mide 38 pies, ésta se construyó cerca del 1802 y ya en el 1826 se había terminado la construcción a un costo de 2,000 pesos de plata y también “ se hizo el primer inventario el cual reflejó que su construcción se basaba en cal y trozos de piedras o ladrillos (canto), de la misma manera las paredes de la ermita de los oficios también se construyeron de cal y canto, techada de madera y tejas” según el enlace. (Historial del Pueblo de Toa Alta)

Para aquel entonces se encuentran varios objetos, la publicación del Gobierno De la Ciudad Autónoma de Toa Alta en “Toa Alta y su historia” (8) enumera de la siguiente manera: la pila bautismal; dos campanas de bronce y otra rota; dos campanillas de bronce de mano labradas; un sagrario de madera con su velo de firú y con baldaquín o techado adornado nuevo. “Una custodia de plata con su vedril de oro con valor de 759 pesos; una cruz de plata y la cruz grande de la parroquia; una copa de plata para purificar los dedos; catorce imágenes sagradas; más de cien artículos para oficiar el santo culto’ y otras que sumaban un total de 7,776 pesos en oro y plata”

Para el año 1826 su párroco era el Rev. Padre Joseph María Martínez. En sus principios se utilizaba como cuartel de milicia, por tanto se cree que bajo de la iglesia se encuentran criptas. En 1861 ocurre un proyecto de reparación por José Y. Hernández quien le agrega una espadaña sobre la fachada donde se colocarán las campanas, expuesto por Thomas Marvel y María Luisa Moreno en su libro “La Arquitectura de Templos Parroquiales de Puerto Rico” (58).

En 1898, las losas originales de ladrillos se sustituyen por losas catalanas, restauración realizada por la Diputación Provincial de Obras Públicas, cantidad que se suma  de 1,742.95 pesos, según “Toa Alta y su historia”(8).

En el 1945 se le añade a la bóveda unos tubos que la cruzan y pilastras que se adosan a las paredes laterales y con frisos de motivos renacentistas en el espacio interior. Para una de las reconstrucciones del 1970 se destruyó un salón parroquial de madera que apeaba el edificio. El Instituto de Cultura hizo una restauración, poniendo un empañetado de cemento en la bóveda, no obstante se volvió a quitar para conservar su estado original, de esta manera  dejando al descubierto los ladrillos que luego se barnizan, esto fue para el 1977.

La iglesia se establece bajo la advocación de Nuestra Señora de la concepción y San Fernando Rey y hace pedido de inclusión como sitio histórico por la Junta de Planificación del Gobierno de Puerto Rico para el 9 de noviembre de 1999. (Toa alta y su historia)

 

Por Paul Ramos Infante

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *